Los helados de Rocambolesc llegan al Royal Hideaway Corales

Jordi y Eva preparan el helado láctico, elaborado con leche de oveja, un clásico de Rocambolesc | Foto: Sergio Méndez
Jordi y Eva preparan el helado láctico, elaborado con leche de oveja, un clásico de Rocambolesc | Foto: Sergio Méndez

La iniciativa de Jordi Roca, de los Hermanos Roca, y su mujer, Ale Rivas, permitirá descubrir un mundo creativo sin límites para los golosos

La creatividad sin límites en forma de helados soft, polos, tarrinas, chocolates y otras elaboraciones que recrean el mundo de fantasías sin límite de Jordi Roca, uno de los Hermanos Roca, de El Celler de Can Roca, se podrá disfrutar hasta el día 28 de este mes en el primer pop-up (restaurante que abre por un periodo de tiempo limitado) que han instalado en el hotel Royal Hideaway Corales, ubicado en Costa Adeje.

Este concepto de heladería de vanguardia, capitaneado por Jordi Roca y su mujer Ale Rivas, no solo podrá ser disfrutado por los huéspedes del hotel, sino también por todos aquellos golosos interesados en disfrutar de estos espectaculares postres.

Jordi Roca y Ale Rivas, durante la apertura del pop-up de Rocambolesc en el hotel Royal Hideaway Corales | Foto: Sergio Méndez
Jordi Roca y Ale Rivas, durante la apertura del pop-up de Rocambolesc en el hotel Royal Hideaway Corales | Foto: Sergio Méndez

Jordi Roca, todavía con algunos problemas con la voz, y su mujer Ale Rivas fueron los encargados ayer tarde de subir la persiana del kiosko que ha instalado el hotel, en uno de sus accesos para poder disfrutar de los helados, los polos, las tarrinas y otras elaboraciones dulces del proyecto Rocambolesc, que abrió sus puertas hace 12 años en Gerona, y se ha expandido por Barcelona y por Madrid.

Uno de los postres emblemáticos de El Celler de Can Roca es el postre láctico, hoy todavía en carta, que se podrá degustar en forma de helado y que lleva leche de oveja, guayaba y algodón de azúcar. Otro que también se pudo degustar ayer en la presentación fue un refrescante sorbete de fresa y lima.

El kiosko estará abierto desde las 12 horas hasta las 21.30 de la noche todos los días a excepción de los lunes que cierra. También se pueden degustar, entre otros, tabletas de chocolate con leche, galleta y caramelo; chocolate blanco con estrellitas de azúcar y chocolate con leche y caramelo salado; grageas con manzana horneada y chocolate con leche o gominolas de mandarina y bergamota, entre otras variedades y gustos. | José L. Conde