El Aderno pone a la venta los Ovillos de Chocolate de Juan Gopar

Juan Gopar (i) y Teobaldo Méndez, en el obrador de El Aderno con los primeros Ovillos de Chocolate | Foto: Rodríguez
Juan Gopar (i) y Teobaldo Méndez, en el obrador de El Aderno con los primeros Ovillos de Chocolate | Foto: Rodríguez

El artista lanzaroteño rememora las tardes de chocolate y labores con sus tías para diseñar los Huevos de Pascua

“Yo relaciono el chocolate con la hora de la siesta de mis tías, cuando yo era pequeñito. Hacían chocolate en el patio mientras escuchaban la novela en la radio y bordaban y yo ponía las manos en paralelo mientras ellas iban haciendo el ovillo”. Con esos hilos de colores de su niñez, el artista lanzaroteño, Juan Gopar se puso manos a la obra para diseñar los Huevos de Pascua, que ha bautizado la propuesta como Ovillos de Chocolate y que desde hoy están a la venta en el obrador de Buenavista y las tiendas de El Aderno.

El artista lanzaroteño reconoce que, una vez en el obrador de Buenavista, tenía sus dudas sobre si podría hacer esos hilos, “pero salieron y así surgieron esos ovillos y los conejos enredados”, añade Gopar, que asegura que se quedó “muy contento” con el resultado. Tanto, que de vuelta a su taller en Lanzarote “los intenté hacer con pinturas, pero no pude porque no tiene la densidad del chocolate, que además seca más rápido”.

Detalle de la elaboración de los Ovillos de Chocolate | Foto: Rodríguez
Detalle de la elaboración de los Ovillos de Chocolate | Foto: Rodríguez

Alejandra Hernández, maestra chocolatera de El Aderno, volvió a guiar a Juan Gopar en la elaboración de los Ovillos de Chocolate y en la selección de los colores dominantes de la pieza final.

Esta es la segunda colaboración entre Juan Gopar y El Aderno, después de que en diciembre del año pasado el artista lanzaroteño diseñara la duodécima caja de Bombones de Autor bajo el título de “Charcos” a petición del propietario del obrador, Teobaldo Méndez. Gopar esbozó una colorida cara y unos bombones, salpicados de azules, verdes, naranjas, rojos y amarillos y eligió como sabores té y limón; frambuesa y jengibre; fruta de la pasión, y mostaza y miel.

Gopar, entusiasmado por ambas experiencias, no descarta futuras colaboraciones con El Aderno y ya anda dándole vueltas a la posibilidad de transformar sus cabañas, que emulan las precarias viviendas y chozas tan comunes en los entornos costeros de las islas, en una versión de la casa de chocolate y azúcar donde encontraron refugio Hansel y Gretel.

Detalle de uno de los Ovillos de Chocolate de Juan Gopar | Foto: Rodríguez
Detalle de uno de los Ovillos de Chocolate de Juan Gopar | Foto: Rodríguez

Este último trabajo consolida la apuesta de El Aderno, en especial de su propietario, Teobaldo Méndez, de aunar el arte con el chocolate. No es la primera vez que los artistas invitados por Méndez repiten la experiencia, como ya ocurrió con Fernando Álamo que realizó, además de los bombones de autor, los Huevos de Pascua, además de otros proyectos. También Santiago Palenzuela elaboró unos Bombones de Fuego tras diseñar la undécima caja de bombones de autor.

Aunque Teobaldo Méndez pensaba cerrar la colección de bombones de autor con la décima caja, pintada por Maribel Nazco, al final decidió continuar esta colaboración con los artistas canarios, gracias a la colaboración y el asesoramiento que ha recibido de Fernando Álamo y Carlos Díaz Bertrana, que le han abierto las puertas de los pintores que han colaborado en este proyecto.

En la colección de Bombones de Autor han participado artistas de la talla de Maribel Nazco, Gonzalo González, Luis Kersch, Fernando Álamo, Adassa Santana, Sergio Gil, Ernesto Valcárcel, Idaira del Castillo, Carlos Matallana, Karina Beltrán, Santiago Palenzuela y ahora Juan Gopar, muchos de ellos Premio Canarias de Bellas Artes. | José L. Conde