Pedro Ledesma, de tenerle pánico a las abejas a elaborar la mejor miel de Canarias

Pedro Ledesma, en la Casa de la Miel | Foto: Fran Pallero
Pedro Ledesma, en la Casa de la Miel | Foto: Fran Pallero

La marca Rika envasa mieles de cumbre “porque allí todas las floraciones que van a visitar las abejas son flores naturales, endémicas y sin químicos”

“Yo cuando era chico les tenía pánico a las abejas. Y cuando iba a las colmenas con mi padre y me ponía un montón de ropa encima para que no me picaran”. Nos lo cuenta Pedro Ledesma, que acaba de conseguir la Celdilla de Oro a la mejor miel de Canarias con una miel de retama del Teide. No es, tampoco, el primer premio. Ya consiguió medallas de plata y el mismo galardón en otras ediciones del Concurso Regional de Mieles, aunque en esos casos fue con miel de tajinaste.

Y no se dedica a la apicultura desde siempre, sino desde que se quedó sin trabajo y “decidí buscar algo para entretenerme y tener el tiempo ocupado”. Como su padre, Félix, y su hermano, Carlos, se dedicaban a las colmenas, “decidí meterme otra vez en este mundillo. Y digo otra vez porque antes yo iba a echarles una mano de vez en cuando” y seguía teniendo “cierto respeto a las abejas”. Así que se puso manos a la obra y se hizo todos los cursos -que recomienda a quien quiera iniciarse en esto- que imparten en la Casa de la Miel. Y luego acompañaba a su padre y su hermano “y siempre iba aprendiendo”.

Envase de miel Rika | Foto: Rika
Envase de miel Rika | Foto: Rika

En 2017 crean la marca Rika, con la que él y su hermano envasan la miel “siempre, desde el principio, dentro de la denominación de miel de origen protegido porque yo he tratado siempre de que el consumidor sepa lo que está comprando. Si compras una miel que está dentro de una DOP estás comprando una miel que ha sido analizada y tienes una garantía de que esa es una miel de aquí y eso no te lo da ninguna otra miel del mercado”.

Sus colmenas, unas cuarenta, están en Bajamar “porque yo vivo en Tegueste”, y unas poquitas en un barranco de Punta del Hidalgo, hasta donde se tiene que desplazar caminando. Y cuando hay tajinaste, “subo unas 20 colmenas”.

“La marca Rika, explica, siempre ha sido miel de cumbre porque allí están las floraciones que nos interesan porque no hay cultivos alrededor y todas las floraciones que van a visitar las abejas son flores naturales; no hay químicos de ningún tipo y además son plantas endémicas como el tajinaste o la retama”. Allá arriba han obtenido miel multifloral, miel de malpica, que es una especie de cardo y tajinaste. Y ya cuenta en su haber con varias medallas de plata y oro y en dos ocasiones, el galardón de Mejor Miel de Canarias.

Su miel se puede conseguir en los comercios de Tegueste, donde vive Pedro Ledesma, pero también en algunos puestos de los mercados de La Laguna y Santa Cruz.

Colmenas de la familia Ledesma | Foto: Pedro Ledesma
Colmenas de la familia Ledesma | Foto: Pedro Ledesma

Aunque nadie discute los beneficios y las propiedades de la miel, “al final es una concentración de azúcares, así que lo conveniente es no abusar. Lo ideal es una cucharadita de miel al día”, afirma Pedro Ledesma, que asegura que “para infusiones es ideal la miel de tajinaste o de retama. Las mieles de la cumbre son mieles claritas, que suelen cristalizar y son mieles muy suaves”.

“Una miel que cristaliza sigue su tendencia natural”, destaca Ledesma, que añade que a las mieles industriales “le meten calor y se la cargan porque eliminan muchas de las propiedades, el sabor o el aroma que tienen para conseguir que esté fluida”.

Lo de rentabilizar el entretenimiento ya es harina de otro costal: “Esto es lo comido por lo servido”. Y pone un ejemplo: “tenemos colmenas en el sur, en Rasca, porque allí, si llueve, si llueve en condiciones porque es el sitio de la isla donde menos llueve, obtienes miel de barrilla que es la más clarita de todas, muy cremosa. Es una maravilla esa miel. Pero solo ir a verla es un pastizal de gasoil y llevamos dos o tres años que no cogemos nada”. | José L. Conde