Gran Canaria en MasterChef tuvo un retorno publicitario de un millón de euros

El equipo de MasterChef, durante la grabación en Gran Canaria
El equipo de MasterChef, durante la grabación en Gran Canaria

El sabor y el paisaje de Gran Canaria llegaron a todos los rincones de España gracias a los millones de personas que se mantuvieron atentas al televisor y a las que siguieron el acontecimiento televisivo por redes, lo que se tradujo en un retorno publicitario de un millón de euros.

Grabado en Gran Canaria y emitido el 8 de junio, casi tres millones de espectadores de media se sentaron ante el televisor para degustar el programa de MasterChef, aunque tuvo momentos con más de 6 millones de televidentes atentos a la emisión, que alcanzó la tercera mayor cuota de pantalla de la temporada del programa.

El buen sabor que dejó el formato tras su paso por Gran Canaria podrá ser paladeado también en la redifusión a través de los canales internacionales y temáticos de TVE, además de quedar alojado en la sección de programas a la carta del ente público, de manera que el retorno será aún mayor.

La incursión grancanaria de Masterchef, que vivió esta misma semana la gran final de su octava temporada, sacó el máximo provecho a los 119.000 euros destinados a su producción por el Cabildo de Gran Canaria -60.000 desde Presidencia y 15.000 desde el Patronato de Turismo-, y los ayuntamientos de Agaete, Artenara, Gáldar y Tejeda -11.250 euros cada uno-, pues la inversión para lograr un efecto similar al obtenido a través de publicidad habría tenido que ser casi diez veces superior.

Los presentadores de MasterChef con café de Agaete
Los presentadores de MasterChef con café de Agaete

Si en el conjunto del país una de cada cuatro personas que veía la televisión en ese momento se adentraba en las exquisiteces de Gran Canaria, el éxito resultó incluso mayor en el conjunto de Canarias, donde 376.000 personas hicieron que fuera el programa más visto con el 27,6 de cuota de pantalla, cifra que se elevó hasta el 30,5 en el minuto de oro, medido a las 22.39 horas.

Gran Canaria logró proyectar la imagen de un lugar donde el paisaje, el paisanaje y la historia dan lugar a una rica tradición culinaria cocinada a fuego lento durante siglos y que se adereza con los toques de vanguardia que aportan restauradores como el grancanario Borja Marrero, que aportó sus impresiones al equipo del programa. Los participantes se enfrentaron al reto de elaborar un menú con acento canario en el espectacular marco del Valle de Agaete con el telón de fondo de las plantaciones de café situadas más al norte del planeta.

La labor de difusión que hace el Cabildo de la gastronomía insular, deudora del sector primario y de todo un modo de vida, se concentra en el programa Gran Canaria Me Gusta, ambiciosa apuesta por los productos de la tierra y el mar grancanarios desde vertientes tan diversas como las que posee la propia orografía insular y que abarca la presencia en ferias nacionales e internacionales, catas, premios, descorches y ayudas para que el sabor de la Isla siga atravesando fronteras con los pies bien enraizados en la sociedad insular.