San Sebastián 57: cocina bien hecha en el centro de Santa Cruz

Alberto González Margallo, en la puerta de su restaurante
Alberto González Margallo, en la puerta de su restaurante

Alberto González Margallo ha consolidado el restaurante con una oferta culinaria que juega con la materia prima local, en este caso, marinera y jarrete de cabrito

El restaurante San Sebastián 57, ubicado en el centro de Santa Cruz, próximo al Mercado de Nuestra Señora de África, ha seguido una línea ascendente desde que abriera sus puertas en 2015. Al frente de las cocinas se encuentra Alberto González Margallo, cántabro, aunque lleva años afincado en Tenerife, que ha logrado fidelizar a una clientela con una cocina bien hecha, con una buena materia prima de calidad que adquiere fundamentalmente en la Recova.

Alberto González, que recibió el galardón al Chef Revelación en los XXXI Premios de Gastronomía DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial, ha logrado que casi cualquier día de la semana esté prácticamente lleno el restaurante.

En una reciente visita con el chef Albert Adrià, que recibió el galardón Manuel Iglesias en los XXXIII Premios de Gastronomía DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial, y Toño Armas, de El Gusto por el Vino, entre otros, González Margallo preparó un menú especial para maridar con champagne gran reserva André Clouet; un blanco Pureza del proyecto de Pepe Mendoza en Alicante, y un rioja Cirsion 2000 Magnum de Bodegas Roda.

La cocina de González Margallo busca el equilibro entre la tradición y la vanguardia, y maneja con igual destreza el producto local como el de fuera. Para esta ocasión preparó de entrada una causa peruana con cangrejo real, seguido de un tiradito de pámpano con cebolla de Guayonge. A continuación, un exquisito pilpil de cocochas de merluza, capturada en aguas de Fuerteventura, con tiras de calamar, que dio paso a un romerete ahumado con millo y cilantro y tartar de cantarela.

Para el plato fuerte, González Margallo se inclinó con acierto por un jarrete de cabrito, de la isla majorera, cocinado a fuego lento (60 grados) que fue elogiado por los asistentes. De postre, una espuma de parchita y luego una terrina de papaya, una espuma de mandarina y un crumble de jengibre.

Descorche. Una de las ventajas que ofrece el restaurante San Sebastián 57 es que tiene acuerdos con la vinoteca El Gusto por el Vino, de la que es copropietario Toño Armas (Premio Manuel Iglesias de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial), donde se pueden escoger entre las 1.000 variedades de vinos que ofrece y, además de su precio, pagar una módica cantidad por el descorche. Una oferta que merece la pena tener en cuenta a la hora de visitar este restaurante. | José L. Conde