Entregados los Premios Memoriales de Gastronomía

Foto de familia de los premiados | Foto: Real Academia de Gastronomía
Foto de familia de los premiados | Foto: Real Academia de Gastronomía

El Casino de Madrid acogió la celebración de los Premios Memoriales de Gastronomía, que anualmente conceden la Real Academia de Gastronomía y la Cofradía de la Buena Mesa. Los Premios Memoriales reconocen la destacada labor de distintas personalidades por su aportación a la gastronomía desde diferentes ámbitos, ya sea el sector de la restauración, el científico, el editorial, el empresarial o el artístico. Y rinden homenaje a grandes personalidades como Víctor de la Serna, Néstor Luján, el Marqués de Desio o el Conde de los Andes.

Rafael Ansón aprovechó la ocasión para hacer balance de los últimos proyectos de la RAG, entre los que destacó el Programa de Alimentación, Nutrición y Gastronomía para la Educación Infantil, que se presenta el próximo 5 de noviembre en Madrid, y que constituye el primer paso para introducir conocimientos sobre alimentación y talleres del gusto en el sistema educativo; o el próximo estreno del portal Gastro Marca España, que ofrecerá una visión global de la gastronomía de nuestro país. El presidente dio a conocer los próximos objetivos de la RAG, entre los que destaca el apoyo y difusión de las cocinas regionales españolas y sus productos más emblemáticos.

El Premio Conde de los Andes 2013 al mejor creador artístico relacionado con la gastronomía reconoció el trabajo de Frank O. Gehry en el impresionante Hotel Marqués de Riscal; el célebre arquitecto no pudo viajar a Madrid y recibió el galardón en su lugar Luis Miguel Beneyto, en representación de Marqués de Riscal y como presidente para la Fundación para la Cultura del Vino. Y el Catedrático de Medicina Deportiva de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco, Manuel Vitoria, fue distinguido con el Premio Gregorio Marañón por sus estudios y publicaciones sobre la alimentación de los deportistas.

El Premio Víctor de la Serna destacó la labor de difusión y promoción de los vinos españoles de Luis Gutiérrez, representante de la revista The Wine Advocate en España, Chile y Argentina y miembro fundador de elmundovino.com que recibió en su nombre el académico Víctor de la Serna.

José Melero, propietario del restaurante El Campero (en Barbate) recogió el Premio Sanchez Cotán al mejor diseño de carta de restaurante y por primera vez se prestigia el diseño y el esfuerzo que hay detrás de una carta de vinos, en este caso la de El Portal del Echaurren (en Ezcaray) y su artífice, José Félix Paniego.

Juventud y talento son dos de las cualidades que comparten los siguientes galardonados. Ricardo Vélez, en su Moulin Chocolat, se ha convertido en uno de los máximos exponentes de la pastelería actual y como tal fue distinguido con el Premio Paco Torreblanca que dedicó a todo su equipo. Mientras que el Premio Marqués de Busianos a la presencia de la gastronomía española en el mundo, reconoció el excelente trabajo de Eneko Atxa en sus restaurantes de Thailandia y Kuala Lumpur.

Y un problema de última hora impidió a Albert Adrià recoger el Premio Marqués de Desio al mejor empresario de la restauración española, que celebra el éxito de sus proyectos gastronómicos en el Paralelo barcelonés: Tickets, Bodega 1900, Hoja Santa, Niño Viejo y Pakta.

Tras el acto, académicos, cofrades y premiados disfrutaron de una cena preparada para la ocasión por Paco Roncero y su equipo, que comenzó con un cóctel de pequeños y deliciosos bocados como el bocadillo de chorizo, la zamburiña crujiente con ali oli o la ortiguilla con lima. En la mesa, una propuesta otoñal que comenzó con un huevo a baja temperatura con setas y castañas, seguido por salmonete con tirabeque y lomo de venado con un original risotto de mora.

El menú estuvo acompañado por una selección especial de vinos, cortesía de Grandes Pagos de España con la representación de Gramona Celler Batlle 2005, los blancos Chivite Colección 125 2012 y Vallegarcía Viognier 2012, Dominio de Valdepusa Marqués de Griñón Syrah 2011 y, un final dulce que acompañó al postre Raíces, el Chivite Colección 125 Vendimia Tardía 2010.