Trienio de éxito para el Punto y Coma

 

Philippe López, jefe de cocina, y José Mosquera (derecha), en barra y comedor, retratados en el local que regentan en la capital
Philippe López, jefe de cocina, y José Mosquera (derecha), en barra y comedor, retratados en el local que regentan en la capital

La fórmula implantada por el dueto Philippe López y José Mosquera se consolida gracias a una valorada oferta culinaria y a un servicio ágil y cercano

Trienio de éxito, y que les dure infinito, para el tándem que rige el restaurante capitalino Punto y Coma, en el barrio de Cabo Llanos y ubicado en el número 4 la calle de Celia Cruz. En esta vía del Santa Cruz más joven, al menos en lo urbanístico, y justo debajo de las dos grandes torres que se levantan en esa parte de la ciudad, habita el local gastronómico que desde hace tres años gestionan con solvencia y garantía el jefe de cocina de origen francés Jean Philippe López y el encargado de sala nacido en Ecuador José Mosquera.

Estas dos personas, con amplia experiencia en servicios de restauración y enorme amistad, ya tuvieron una larga andadura en común en el desaparecido Rincón de la Piedra, que se hallaba en la calle de Benavides, también en Santa Cruz, y luego en el Ekade, sito en La Concepción (La Laguna), en ambos casos como trabajadores del mismo empresario.

Esa trayectoria profesional en paralelo fue la que acercó a López y a Mosquera, y también la que los unió para aventurarse y acertar, que eso es lo que hasta ahora han conseguido, en la gestión del restaurante Punto y Coma, un local que, poco a poco, se ha convertido en referente en la ciudad.

El origen de tal éxito tiene que ver con la oferta de platos que se pone sobre la mesa: innovadora, sugerente y distinta, y con los agradables y espaciosos salones que posee el recinto para disfrutar de una buena velada culinaria, con opciones de interior y de holgada terraza. A todo esto se une la elegancia en la atención, la familiaridad y la cercanía. Y luego está el precio, equilibrado, lo que cuenta, y hoy quizás demasiado. Así, todo invita a repetir, pues Punto y Coma sintetiza la buena cocina, algo que ese tándem ha logrado en tres años de dedicación, intensidad e involucración en un proyecto que consigue ser leal al cliente.

Para reincidir en esta línea, e incluso para dar un salto de calidad y cambiar, que así no se aburre, ya se han puesto a idear nuevas propuestas de cocina, todas ellas tocadas por la varita mágica de Philippe López, un joven chef que llegó hace algunos años a la Isla y que, desde entonces, incluso con un galardón relevante logrado en Francia cuando sólo era un pibe, no ha parado de crecer, de hacerse mayor y de aprovechar todo este tiempo en la búsqueda de la perfección gastronómica. En este afán, la verdad es que no le ha ido muy mal. Si así no lo creen, ya saben el camino que conduce al Punto y Coma. Y entonces verán.

Lasaña, uno de los platos elaborados en el restaurante
Lasaña, uno de los platos elaborados en el restaurante

Philippe López y José Mosquera, nacidos en Francia y en Ecuador, algo que, por lo que se ve, parece una buena combinación para la gestión exitosa de negocios que se apoyan en el alimento preparado, van de la mano en el restaurante Punto y Coma desde hace tres años, cuando decidieron echar el resto e intentarlo en ese local, ya preexistente. López y Mosquera habían trabajado juntos como empleados de un empresario local en este mismo ramo. En esa etapa, se coció una fuerte amistad y la buena sintonía que los llevó a la definición del proyecto gastronómico que ahora conducen. Se trata de una iniciativa que ha conseguido, y es lo que ellos aseguran, integrar con equilibrio la atención óptima al cliente, la buena cocina y el precio que se paga por el servicio prestado.

La fórmula es la de siempre, pero no todos saben implantarla y gestionarla, y mucho menos llevarla adelante con sostenibilidad empresarial. Aquí sí está el gran acierto de la travesía realizada en su primer trienio de vida por el restaurante Punto y Coma.

Acerca de la aventura iniciada por cuenta propia en el Punto y Coma, Mosquera advierte de que ellos “siempre quisieron montar un negocio tipo restaurante”; o sea, “dar de comer a la gente”. Y luego sostiene: “Nuestro principal enganche es la oferta de cocina, que surge de la aplicación de técnicas francesas en productos nacionales de extrema calidad”. Esta definición es la que por ahora los ha consagrado, y la que mejor justifica que la gente acuda al local, que “llegue y te pida”, sin más, con normalidad, que así mismo lo define el socio nacido en Quito, también con unos buenos años residiendo en Tenerife.

Preguntados acerca de lo que falta por hacer, del futuro más inmediato, la respuesta es inmediata: ahora toca acertar con la nueva carta, ya formulada y en marcha, donde hay propuestas nobles y hedonismo puro que se apoyan en productos como la carrillera, el cochinillo (asado y por encargo), los solomillos de vaca y buey, el bacalao, el salmón, los atunes, el pez mantequilla (servido en crudo), el steak tartar, la lasaña con pato y la blanqueta de ternera lechal, plato con el que muchos de los comensales terminan chupándose los dedos.

A toda esta oferta, que sin duda abre el apetito, los gestores del Punto y Coma añaden como remate de fiesta los postres artesanos, en los que cobran protagonismo la panacota y la manzana. Y aún hay más; por ejemplo, cartas aceptables de vinos y espumosos y de cafés e infusiones. Todo, como ya se ha dicho, y no queda más que comprobarlo, servido y presentado con una sonrisa en la cara y con la cercanía y el buen rollo del tándem galo-ecuatoriano que ya es muy tinerfeño: con las manos, las ideas y las alegrías que ponen Philippe y José. Un lugar, sin duda, para pasar un buen rato.

El restaurante Punto y Coma permanece cerrado los domingos y lunes al mediodía; posee una amplia terraza con vistas al litoral capitalino en su tramo entre el Auditorio de Tenerife y el Parque Marítimo, y cuenta con una terraza amplia y protegida. | Román Delgado

 

Restaurante Punto y Coma, calle de Celia Cruz, 4 Santa Cruz de Tenerife.
Cierra domingos y lunes al mediodía. Contacto: 922 20 18 45
www.facebook.com/restaurantepuntoycomasantacruz