La bodega Contiempo, del Valle de Güímar, apuesta por el cambio de imagen

Simona Peres trabando en las barricas de la bodega Contiempo | Foto: J.L.C.

Si algo caracteriza a la Bodega Contiempo es su afán por la innovación y por mejorar y variar cada año los vinos que salen de sus viñedos. La experimentación con nuevas variedades es ya una marca de la casa. Ahora también han apostado por vestir mejor sus botellas con una etiqueta diseñada ex profeso por la artista italiana Simona Peres.

Jorge Zerolo y Rodrigo Mesa, director técnico y financiero respectivamente de la bodega Contiempo, están contentos con la cosecha de este año, pese a las circunstancias meteorológicas que en ocasiones han sido adversas. Alrededor de 35.000 kilos de uva serán vendimiadas este año, lo que supone unos 5.000 kilos más con respecto al año anterior. Hay que señalar que las previsiones para este año son de “calidad y cantidad”.

Esta bodega puso en el mercado el año pasado 20.000 botellas de vidueño, 1.000 de rosado, 800 de tinto para postre, 5.000 de afrutado moscatel, 400 de malvasía edición especial, 600 botellas de malvasía dulce y 800 de vendimia selecta. También están trabajando en la elaboración de un espumoso rosado, pero están pendientes de su evolución y expresividad.

Cambio de etiqueta. Han pasado más de diez años desde que empezó la bodega y siempre han sido fieles a la misma etiqueta. Ahora ha llegado el momento de innovar y la inspiración llegó cuando conocieron a Simona Peres quien vendía pequeñas ilustraciones y pinturas suyas en el tradicional mercadillo de los sábados en el núcleo turístico de El Médano. Inmediatamente sintonizaron, y tras una visita de la artista a las instalaciones de Contiempo, le encargaron el trabajo.

La filosofía con que nació esta bodega es poder disfrutar del tiempo, de ahí el nombre de los vinos, y saborear y disfrutar las experiencias, sentimientos que fueron trasladados a la artista y que un día reflejó en una etiqueta.  Simona dibujó “un imaginario zarcillo suspendido en el infinito donde descansamos y contemplamos nuestros sueños… algunos conquistados y otros a punto de ser saboreados”. La nueva imagen también ha sido contrastada con los amigos que Contiempo tiene en Facebook y Twitter que han participado con su opinión.

Simona también se ha encargado de convertir la terraza de la bodega en un obra de arte y ha plasmado su creatividad en unas barricas aportándole gran variedad de colorido. La inspiración ha llegado de puntos como El Médano, Puerto de la Cruz, Santiago del Teide, Las Galletas y Güímar.

Visitas a la bodega. Las visitas a la bodega son frecuentes para lo cual se han estrenado unas audioguías por códigos QR, que permiten realizar recorridos por la finca recibiendo informacióna través del teléfono y tomándose cada uno el tiempo que estime conveniente. En estas fechas, aquí la vendimia no se hace de una tirada sino en varios días, se pueden apreciar ya los racimos bastante cargados y preparados para su pase a la bodega. La rutas más representativas son las de malvasía, moscatel, marmajuelo y gual. También se puede visitar el campo de variedades, donde hay más de 40 especies diferentes plantadas. | José L. Conde