google59af1f3d6d00c57c.html

Lucas Maes, ¿sinfroniza yantar?

Si, sinfroniza. Cuando disfrutamos comiendo, bebiendo, fumando… oliendo, saboreando, tocando, mirando, sinfronizamos sin duda alguna. Ortega y Gasset atribuía a Goethe, sin precisar cuando ni dónde, esa idea del sinfronismo que viene a ser algo así como una –coincidencia de sentido, de módulo, de estilo entre personas o circunstancias regadas por los tiempos-, o lo que es lo mismo las coincidencias que comparten seres de distintas echadas. Yantar, la buena y humilde mesa sinfronizan con toda seguridad. Los placeres de la gastronomía nos pasean por el tiempo, por la historia, por los recuerdos y la vida, como subidos en una cometa con los pies al viento y la colorida cola señalando cada uno de los recuerdos que desconocemos, a la par que nos son cercanos ¿Cómo se entiende? Basta con creer en la magia, y, la cocina está cargada de encantamientos.

(más…)

Share

Vino en casa: lo mínimo

Antes de esta crisis, parecía que si no tenías una cava en casa no sabías conservar el vino. Cava que iba quedando insuficiente en capacidad y te obligaba a compra otra. Otras soluciones eran un habitáculo climatizado. Pero no hay mal que por bien no venga; me he dado cuenta que desde que me he borrado de los diferentes clubes de vinos (consecuencia de la crisis) y he ido tirando del enorme stock de botellas que tenía en casa, cada vez bebo vino de peor calidad, yo y mis invitados -a mí me sabe más con amigos que sólo-.

(más…)

Share

Satisfacción en El Duende

Recientemente, celebramos nuestra comida habitual de la Academia en el restaurante El Duende, de Jesús González, reconocido como uno de los máximos exponentes de la cocina canaria, y ya hace años un clásico de nuestra gastronomía. Y lo hicimos a instancias de nuestro compañero Kilian González Fontboté, que hizo en esta ocasión de brigadier. Así pues, conocedores de la maestría de Jesús, nos trasladamos a las inmediaciones de La Vera expectantes, pese a conocer de antemano como de costumbre el menú.  (más…)

Share

Ir arriba