Mulet afirma que la comida es "segura", pero "esto no quiere decir que estemos comiendo bien, pero segura es" | Foto: Idefics

Mulet afirma que la comida es “segura”, pero “esto no quiere decir que estemos comiendo bien, pero segura es” | Foto: Idefics

En España, en 1987, había casi 6.000 muertes al año como consecuencia de la falta de seguridad alimentaria, ahora uno o  ninguno

El doctor en biología molecular de la Universidad de Valencia, José Miguel Mulet, asegura que nunca antes la alimentación había sido tan segura; sin embargo, pese a este avance, la percepción es prácticamente la contraria, tanto que los europeos son ahora “unos consumidores asustados”.

De esos miedos alimentarios ha hablado este experto en seguridad alimentaria en el IV Congreso Gastronomía y Salud celebrado esta semana en el Palacio de Congresos de Zaragoza. Este encuentro, dirigido por la periodista de Radio Nacional de España Pepa Fernández, ha comenzado echando la vista atrás para constatar que no siempre eso de comer fue algo fácil. De hecho, no lo es todavía en muchos lugares del mundo.

En cambio, al mismo tiempo, en los países desarrollados, el acceso a los alimentos ha dejado de ser una preocupación que ha dado paso a otra: el impacto de la dieta en la salud.

"He llegado a ver 'pizzas de la abuela', cuando mi abuela no sabía ni lo que era la pizza", ha ironizado Mulet | Foto: UPV

“He llegado a ver ‘pizzas de la abuela’, cuando mi abuela no sabía ni lo que era la pizza”, ha ironizado Mulet | Foto: UPV

Sobre ello, Mulet ha comentado que existe una percepción en los consumidores de que una parte importante de lo que ingieren es “veneno”, una creencia que, a su juicio, carece de argumentos científicos y genera un miedo, que a su vez es aprovechado por la industria alimentaria “para vender más”.

Por eso, el consumidor debe estar atento, y Mulet ha dado algunas claves.

Pero antes ha insistido en el nivel de seguridad de los alimentos regulados y, para ello, ha acudido a datos objetivos, como el aumento de la esperanza de vida de la población de los países desarrollados en los últimos dos siglos.

“Hay una circunstancia puntual que hace que la gente de golpe viva más. Se empieza a clorar el agua y dejan de morirse de tifus y de cólera; el cloro es el elemento químico que más vidas ha salvado” ha explicado.

Sin embargo, no hace falta viajar al siglo XIX para ver esos avances. En España, en 1987, había casi 6.000 muertes al año como consecuencia de enfermedades relacionadas con la falta de seguridad alimentaria o la no potabilización del agua, ha afirmado. “Ahora, en cambio, hay uno o ninguno”, ha asegurado.

El miedo es aprovechado por la industria alimentaria "para vender más"

El miedo es aprovechado por la industria alimentaria “para vender más”

Por tanto, la conclusión para Mulet es que la comida es “segura”, pero hace una puntualización. “Esto no quiere decir que estemos comiendo bien, pero segura es”.

Sin embargo, ésa no es la percepción que tienen los consumidores, en parte porque la información que se transmite no es rigurosa. “La mayoría de los titulares de alimentación son alarmistas y catastrofistas”, ha comentado Mulet, quien ha reflexionado sobre lo fácil que es lanzar un eslogan y lo difícil que es desmontarlo.

Todo eso genera miedo y, en este contexto, aparece la industria alimentaria, que, según Mulet, trata de vender a “un público asustado”.

Así en la publicidad alimentaria aparecen términos que atraen al consumidor, “palabras mágicas”, como natural, tradicional, casero abuela, que se suman a los ya tradicionales de “sin conservantes ni colorantes”, y que de alguna forma transmiten que esos alimentos son buenos. “He llegado a ver ‘pizzas de la abuela’, cuando mi abuela no sabía ni lo que era la pizza”, ha ironizado.

Por el contrario, hay otras palabras que producen un excesivo rechazo en el consumidor como los “transgénicos”, los “pesticidas” o, en los últimos tiempos, el bisphenol A en las botellas de plástico.

En este sentido, ha señalado que no existen estudios que aseguren que el bisphenol A tenga efectos en la salud. Sin embargo, este material se está sustituyendo por otra molécula parecida, el bisphenol S o F en algunas marcas, ha afirmado.

“Sabemos que el efecto sobre la salud del A no es importante. Sobre el S y el F no tenemos ni idea, porque no se ha estudiado”, ha destacado.

Ocurre lo mismo con la etiqueta “sin nitritos” que aparece en algunos embutidos. “Lo sustituyen por extracto de apio o remolacha, plantas que de forma natural acumulan muchos nitritos”, ha ahondado.

Por otro lado, y además de los miedos y mitos alimentarios, expertos e investigadores de distinto ámbito abordan otras cuestiones relacionadas con el binomio alimentación y salud en esta cuarta edición del congreso, donde hay también tiempo y espacio para demostraciones. | EFEAGRO

Share