Autoridades y bodegueros, durante el acto

Autoridades y bodegueros, durante el acto

Lava consiguió el galardón a la mejor imagen y presentación

Los vinos Desentidos de Las Palmas de Gran Canaria, Señorío de Agüimes y Lava Dulce de Santa Brígida han obtenido el primer premio de la Cata de Vinos de Gran Canaria 2018 en las categorías tinto joven, blanco seco y la que engloba a los semiseco, semidulce, dulce y licoroso, respectivamente, mientras que Lava consiguió el galardón a la mejor imagen y presentación.

Los nombres de los ganadores fueron desvelados en un acto encabezado por el consejero de Soberanía Alimentaria del Cabildo, Miguel Hidalgo, en el que fue leído el fallo del jurado tras la cata a ciegas que tuvo lugar días atrás en la Casa del Vino con la participación 45 vinos de 21 bodegas de la Isla.

Los galardones se completan en la categoría de tinto joven con la plata y el bronce para Eidan y Agala. Por su parte, en blancos secos los segundos y terceros premios fueron para Oro Blanco y La Montaña, mientras que en semiseco, semidulce, dulce y licoroso para Valara y Desentidos.

Santa Brígida, con tres premios, es el municipio que consigue más medallas, seguido por Las Palmas de Gran Canaria y San Bartolomé de Tirajana que obtienen dos, y Agüimes, San Mateo y Tejeda logran una.

Los vinos galardonados on los primeros premios

Los vinos galardonados on los primeros premios

El presidente del comité de cata del consejo regulador de la Denominación de Origen de Gran Canaria, José Juan Martín, destacó el alto nivel de las muestras presentadas este año que conllevó que hubiera un estrecho margen en las puntuaciones y que indica la mejora continua de los vinos locales. También quedó demostrado el amplio abanico de estilos por las diversidades de las vides que confieren a los productos características diferenciadas y únicas.

Martín afirmó también que la influencia de los distintos microclimas y niveles de altitud donde están los viñedos, junto a la composición del suelo, se traduce en productos muy diferentes dependiendo de su ubicación en la isla.

De la añada 2017, a la que pertenecían la mayoría de las muestras, destacó que fue un año con un final seco y caluroso que hizo adelantar la vendimia y que propició condiciones ideales para la calidad de los vinos gracias a una uva con mayor potencial en estructura y grados en las zonas de medianías y bajas, y mayor frescura a las de mayor altitud. En la cosecha fueron recogidos 460.000 kilos.

Lava, que obtuvo el premio a mejor imagen

Lava, que obtuvo el premio a mejor imagen

Por su parte, Luis López, presidente en funciones de la Denominación de Origen de Gran Canaria, aprovechó para despedirse del cargo que asumirá próximamente Pedro Suárez y para resaltar la alta calidad de los caldos de la Isla que cada vez pueden encontrarse con más asiduidad en los restaurantes y en los lineales de los supermercados.

15 catadores para elegir el mejor vino. Quince catadores fueron los responsables de elegir los mejores vinos tras valorar cada muestra en tres fases, una visual para observar la transparencia, el brillo y el color, una olfativa para evaluar la intensidad y la calidad del aroma, y una gustativa que puntuará la armonía y la impresión general, detalló Miguel Hidalgo.

Los vinos que participaron en el certamen corresponden a las cosechas de 2016 y 2017 de marcas que forman parte de la Denominación de Origen de Gran Canaria y que pertenecen a los municipios de Tejeda, Santa Brígida, Telde, San Mateo, Las Palmas de Gran Canaria, Gáldar, Valsequillo, Agüimes, San Bartolomé de Tirajana y Agaete. Las bodegas presentaron 22 vinos de tinto joven, 11 de blancos secos y otros 12 de semisecos, semidulce, dulce y licoroso.

La Denominación de Origen Vinos de Gran Canaria está formada por 71 bodegas, de las que 46 son embotelladoras. Gran Canaria cuenta con 310 viticultores que cultivan 235 hectáreas distribuidas por casi todos los municipios de Gran Canaria que dejan su impronta en la amplia variedad de caldos elaborados. 

Share