Los consejeros de Agricultura del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, y el de Soberanía Alimentaria del Cabildo, Miguel Hidalgo, y el director comercial de GMR, Aitor Marcos Sánchez

Los consejeros de Agricultura del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, y el de Soberanía Alimentaria del Cabildo, Miguel Hidalgo, y el director comercial de GMR, Aitor Marcos Sánchez

La iniciativa promueve la ampliación de los canales de distribución para evitar la pérdida de estos cultivos

La campaña de promoción de las marcas Albaricoques de Tirajana y Ciruelas de Medianías de Gran Canaria arranca con el objetivo de aumentar el número de agricultores que participan y también conquistar cada vez más consumidores para mejorar los buenos resultados del pasado año, en el que se comercializaron 62.700 kilos de albaricoque y 34.800 kilos de ciruelas en los grandes canales de distribución.

Esta iniciativa trabaja por ampliar los canales de comercialización de ambos productos para que llegue a las grandes superficies y supermercados, una de las demandas del sector agrícola, a la vez que los presenta de manera cada vez más atractiva en cajas y tarrinas identificadas como productos de Gran Canaria, explicaron los consejeros de Agricultura del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, y el de Soberanía Alimentaria del Cabildo, Miguel Hidalgo.

El Cabildo y la empresa pública del Gobierno de Canarias Gestión del Medio Rural Canarias (GMR), encargada de la comercialización de las frutas, pusieron en marcha este Proyecto de Valorización de los Albaricoques de Tirajana en 2015 con la creación de una nueva imagen para diferenciarlos de las que proceden de la importación y el pasado año sumaron la marca Ciruelas de Medianías de Gran Canaria. Los dos productos de temporada son muy apreciados por los consumidores y tienen una gran demanda si aumenta la oferta en los puntos más cercanos de venta.

Ciruelas | Foto: Cabildo de Gran Canaria

Ciruelas | Foto: Cabildo de Gran Canaria

El éxito de la campaña anterior, con un incremento en el número de participantes y de kilos recogidos, ha conllevado que el Cabildo grancanario aumente este año su apuesta con una partida que pasa de 17.000 a 20.000 euros destinada precisamente a financiar los embalajes de venta, además del personal que clasifica las frutas y que participa en las acciones promocionales.

Esas acciones de promoción están llevándose a cabo actualmente en diez grandes superficies con puntos de degustación para que los clientes conozcan el producto.

Asimismo, la intención del Cabildo y del Gobierno regional es sumar nuevos productos y por ello están llevando a cabo trabajos de campo para introducir la comercialización de la pera, castañas y nueces.

El albaricoque en el sur. El albaricoque es producido fundamentalmente en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, en las zonas de Hoya Grande, La Hoya, Fataga, Manzanilla, Tunte y Cercados de Araña, en un superficie de en torno a 40 hectáreas. El fruto se recoge entre los meses de abril y junio, aunque este año el clima más frío ha retrasado su cosecha, que concluirá en dos semanas, aunque ha mejorado la calidad del producto.

La previsión es que la recolección llegue hasta los 200.000 kilos y que la empresa pública comercialice entre 80.000 y 90.000 kilos, detalló su director comercial, Aitor Marcos Sánchez, lo que significaría un nuevo éxito ya que de 2016 a 2017 la recogida aumentó un 40 por ciento.

De los 62.700 kilos de albaricoques que fueron distribuidos el pasado año, el 90 por ciento correspondía a las categorías de extra y primera y fueron empaquetados en más de 20.000 cajas de 2,6 kilos y 5.000 tarrinas de 500 gramos para adaptarse a los formatos que demandan los clientes.

Albaricoques | Foto: Cabildo de Gran Canaria

Albaricoques | Foto: Cabildo de Gran Canaria

Y las ciruelas en sur y medianías. Por su parte, en el estreno del proyecto de comercialización de la ciruela, participaron el año pasado 39 productores de San Bartolomé de Tirajana, San Mateo, Santa Brígida, Valleseco, Valsequillo y Guía. La campaña, que se extendió de mayo a finales de octubre, permitió comercializar 34.800 kilos de diferentes variedades en 7.500 cajas de 2,6 kilos y más de 10.700 tarrinas de 500 y 200 gramos. La previsión es que este año se comercialice una cantidad similar.

La marca propia de las ciruelas provocó que 2017 fuera el año que más agricultores entregaran su cosecha a la empresa pública regional, con un incremento destacable con respecto a 2016 y 2015, cuando también eran recogidas como otros frutos.

Los ciruelos fueron antiguamente uno de los frutales más cultivados de Gran Canaria, pero en las últimas décadas sufrieron un fuerte retroceso por la escasa dimensión de las plantaciones y, especialmente, por la difícil comercialización debido a su estacionalidad y la competencia con la ciruela importada que provoca una bajada de los precios. Esto provocó que muchos agricultores ni siquiera recolectaran sus frutos o los regalaran.

Por ese motivo, este tipo de campañas de promoción consigue sacar rentabilidad de los árboles para que los productores no abandonen los cultivos ni la recogida de la fruta y fomentar, incluso, que nuevos agricultores decidan apostar por ellos o recuperen su producción si la habían abandonado para aumentar la soberanía alimentaria, regenerar el paisaje y generar economía en el sector rural.

Share