José María Ordovás Muñoz | Foto: frdelpino.es

José María Ordovás Muñoz | Foto: frdelpino.es

El profesor de Nutrición y Genética apuesta por la educación y enseñar a comer bien

El profesor de Nutrición y Genética en la universidad de Tufts (Boston), José María Ordovás, ha señalado hoy que con impuestos no se podrá conseguir reconducir las pautas de alimentación hacia una dieta más saludable.

Así lo ha asegurado hoy en una entrevista con Efeagro previa a su conferencia magistral “La innovación en nutrición personalizada: avances relacionados con salud y longevidad”, en el marco del foro de innovación Aliber organizado por la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) en Alimentaria 2018.

Preguntado sobre los impuestos que se están imponiendo a algunos productos como los refrescos, el experto ha indicado que siempre ha defendido más la educación y enseñar a comer bien.

También se ha referido a las modas en alimentación, como la de reducir o eliminar el consumo de gluten o lactosa, y ha alertado de que “por evitar ciertos alimentos se pueden tener deficiencias de nutrientes”.

A su juicio, a “gran escala” la industria “va reaccionando” a los avances y descubrimientos de la ciencia.

En este sentido, ha señalado que a lo largo de los años siempre se han buscado “chivos expiatorios” a los que “luego hay exculpar”, como ha pasado con el café, las margarinas, los huevos “hasta hace poco”, el pan e incluso “el aceite de oliva”.

“A cada uno le toca pagar el pato en cierto momento”, ha sentenciado.

Sobre el contenido de su conferencia, ha apuntado que hay que recordar que “está claro que el mundo está envejeciendo” y no solo en el mundo desarrollado, sino también en América Latina y Asia.

Esto supone un “auténtico reto”, ha dicho, porque “estamos viviendo más, lo que no significa que estemos viviendo mejor: cada vez hay más enfermos crónicos” de enfermedades “que se podrían solucionar en un 80 % con un estilo de vida saludable”.

Una dieta adecuada y una actividad física moderada son las claves de este estilo de vida saludable, ha argumentado

El experto ha reconocido que se están haciendo esfuerzos desde las administraciones para que la gente tenga una vida saludable, pero no está teniendo unos resultados positivos, por lo que ha abogado por “cambiar el rumbo” con la combinación de las recomendaciones generales con la nutrición personalizada.

Y, en este contexto, la industria tendrá que trabajar con otro modelo para un consumidor que necesita “productos más específicos”, lo cual implica “un coste añadido de producción, pero un beneficio más amplio”.

Sobre la nutrición personalizada, ha pedido “seriedad y rigor” en los tests genómicos que están desarrollando muchas empresas.

Y ha vaticinado que, en unos años, todos los niños tendrán un estudio de su genoma al nacer, pues “el primer genoma costó dos mil millones de dólares, ya se ha bajado la barrera de los mil dólares y está al caer que valgan menos de cien”. | EFEAGRO

Share