Foto de familia de la presentación de los Garapiñones

Foto de familia de la presentación de los Garapiñones

Agaete tenía, hasta ahora, un dulce secreto que en breve podría convertirse en atractivo gastronómico y turístico de relevancia. Si las previsiones se cumplen, a partir del 12 de abril se podrá encontrar en las tiendas de este municipio, garapiñones con diferentes formas de empaquetado, atendiendo siempre a las exigencias de este tipo de producto artesano.

A mediados del siglo XX, el dueño de la panadería Pino, Matías Palomo, enseñó a su mujer la receta de un dulce tan aparentemente sencillo como apreciado por los habitantes del municipio de Agaete, los Garapiñones. Pino Alemán asumió esa herencia familiar y desde entonces ha venido elaborando el dulce pero la mayor parte de las veces bajo pedido; encargos de ‘puerta a puerta’.

Según un informe de la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (Fedac), dependiente del Cabildo grancanario, los garapiñones pueden considerarse un elemento identitario de Agaete ya que es el único lugar donde se produce este tipo de garapiñada.

Garapiñones de Agaete

Garapiñones de Agaete

Con el fin de evitar que, por el carácter artesanal de la panadería donde, hasta el momento, se venían elaborando, Ayuntamiento y Cabildo se unieron para solicitar a Hecansa un estudio y recopilación de la receta, así como la formación de los trabajadores de las dos panaderías que trabajan en Agaete para que pudieran elaborar, sin merma de la calidad original, este dulce.

Junto a los trabajadores de dichas pastelerías, Hecansa formó también a 8 personas interesadas en iniciarse en la producción y comercialización de los garapiñones, con el fin de favorecer acciones de emprendeduría en este campo.

El alcalde de Agaete, Juan Ramón Martín, la concejal de sostenibilidad de dicho municipio, Inés Miranda y el consejero insular de Empleo y Transparencia, Gilberto Díaz, coincidieron a la hora de manifestar su confianza en torno a que este dulce ‘secreto’ pronto será conocido por todo el mundo y obsequio ineludible tras el paso por el municipio.

Todos ellos confían en que, a partir del mes que viene, restaurantes, hoteles y casas rurales de Agaete lo pongan a disposición de sus clientes, contribuyendo con ello a abrir una nueva línea de crecimiento económico y reconocimiento turístico. | C. Vecino

Share