Sergio Fernández | Foto: rtve.es

Sergio Fernández | Foto: rtve.es

Acaba de publicar “Receta a receta”, un libro en el que recupera clásicos de la cocina regional española

El cocinero Sergio Fernández se ha convertido en uno de los rostros más populares de televisión, medio en el que ahora evoca la nostalgia automovilística y gastronómica en su sección de “España directo” de La 1, y por eso no duda en afirmar que la “cocina de los recuerdos” experimentará un gran auge.

Será en convivencia pacífica con la de vanguardia, asegura en una entrevista con Efe quien acaba de publicar “Receta a receta” (Plaza&Janés), un libro en el que recupera clásicos de la cocina regional española, comunidad a comunidad, fruto de sus casi 15 años recorriendo el país de punta a punta para descubrir la mejor gastronomía, “por trabajo y por afición”.

Por eso no cree que la proliferación de platos foráneos y de fusión estén arrinconando los regionales. “No está en riesgo de extinción, cada vez veremos más demanda de vuelta a los recuerdos culinarios, que convivirá con la cocina 3.0″, augura el madrileño, autor de más de 15 libros de los que ha vendido más de un millón de ejemplares.

Portada del libro

Portada del libro

Y ello por el componente emocional de la cocina: “Todos recordamos el color, olor y sabor de un plato que nos hacía la abuela o de las patatas bravas que íbamos a comer con nuestros padres de niños”.

De la custodia del recetario regional tradicional se ha encargado “un ejército de cocineros anónimos que han mantenido viva esa llama de generación en generación” y por ello les agradece su labor en “Receta a receta”.

“En el último municipio de una provincia hay un sinfín de recetas guardadas con cariño y sencillez que dan lecciones, y siempre hay gente dispuesta a mostrarlas”, dice.

Fernández presenta platos con una historia centenaria: salmorejo andaluz, chilindrón aragonés, cocido montañés de Cantabria, hornazo castellanoleonés, gazpacho manchego, suquet catalán, callos a la madrileña, arroz con costra valenciano, migas del pastor extremeñas, lacón con grelos de Galicia, caldereta de langosta de las Baleares, rancho canario, patatas guisadas a la riojana, cardo a la navarra, txangurro a la vasca, tortos asturianos o caldero murciano.

Algunos de ellos, recuerda el historiador y presidente de la Federación Española de Cofradías Gastronómicas, Carlos Martín, han hecho que España sea reconocida culturalmente en el mundo, como la paella valenciana.

Rancho canario | Foto: J.L.C.

Rancho canario | Foto: J.L.C.

En su libro también agradece la labor de las DOP (Denominación de Origen Protegida) e IGP (Indicación Geográfica Protegida), porque “con su afán de mantener el mejor producto vivo, respetando su cultivo y su recogida, también extensible a la ganadería y la pesca, han desempeñado un papel fundamental que a lo mejor no se reconoce”.

Sergio Fernández también destaca el incremento de la cultura gastronómica de los cocineros y de los comensales como pilar para “poner nuestra gastronomía donde está a nivel mundial”.

Y eso que el “importante cambio social” vivido en las últimas décadas ha hecho que perdamos buenas cosas en el camino y parte de salud. “En los recetarios antiguos ves que el tiempo es fundamental, y se hacían platos más saludables. Hoy comemos un bocadillo en 20 minutos y seguimos con la jornada laboral, algo que hace 40 años era impensable”.

Con más de 4.000 programas de televisión a sus espaldas, entre ellos “Saber vivir”, “Por la mañana”, “La mañana de la 1″ o “Cocina con Sergio”, -ahora está a cargo de la sección “Los clásicos de Sergio” en “España Directo”, colabora con “Esto me suena” de RNE y estudia “futuras posibilidades” con RTVE- defiende que este medio “ha invitado a cocinar y a comer mejor y ha ayudado a divulgar conocimiento” en diferentes formatos.

Pero considera “básico” que la alimentación sea una “asignatura troncal” en la educación de niños y jóvenes porque “familiarizarles con los productos quita tabúes y cuando el conocimiento se mama desde pequeño al final uno se alimenta mejor. La sociedad del siglo XXI tiene que seguir cultivando el conocimiento gastronómico para aplicarlo a la vida”. | Pilar Salas | EFEAGRO

Share