Ravioli de cherne, caldo de cazuela y escaldón | Foto: J.L.C.

Ravioli de cherne, caldo de cazuela y escaldón | Foto: J.L.C.

El restaurante, que está ubicado en el casco viejo del Puerto de la Cruz, a pocos minutos andando de la plaza del Charco, ofrece una carta sencilla con buenas materias primas

El Taller de Seve Díaz es un restaurante coqueto y confortable ubicado en la calle de San Felipe, número 32, cerca de la popular plaza del Charco, en el Puerto de la Cruz.

Desde su apertura, hace aproximadamente año y medio, se ha ido ganando a un público fiel que ha corrido la voz sobre las excelencias de su cocina. Al frente de los fogones está Seve Díaz, de 33 años de edad y de la zona portuense de Punta Brava, quien ha transitado por diferentes restaurantes, como Terrazas de El Sauzal, el del Hotel Mencey o Finca del Patio, hasta que un día se decidió a afrontar este proyecto.

El local es sencillo, confortable, con una cocina a la vista situada al fondo del comedor y con aire acondicionado para luchar contra las altas temperaturas que azotan este verano. Tiene capacidad para 26 comensales. El horario de apertura del restaurante es miércoles, jueves y viernes, solo por la noche, mientras que sábados y domingos abre a mediodía y de noche. Es conveniente reservar para evitar quedarse sin poder degustar los platos del chef.

La carta del restaurante, que se basa en materias primas frescas y respetando la estacionalidad de los productos, es variada, con las propias interpretaciones del chef canario. Algunos platos, como por ejemplo los ravioli de cherne, caldo de cazuela y escaldón, han desaparecido momentáneamente de la carta, para “gran dolor” de los adictos a esta sencilla pero gran elaboración, que ha preparado también con conejo o cerdo.

En la última visita ya habían incorporado la nueva carta. En los entrantes destaca el prensado de pulpo, pequeña ensalada, cebolla negra, batata y perlas de vinagre o una terrina de foie, palomitas y sorbete de manzana verde. Platos ligeros apropiados para esta temporada. Algunas elaboraciones que se mantienen y merecen la pena probar son las croquetas de queso palmero, excelentes, y guayaba ahumada, o los huevos rotos a nuestra manera (flor de huevo, chorizo ibérico y espuma de papa). Seve Díaz se atreve también con los pescados frescos, como por ejemplo el cherne a la sartén, gnocchi de batata, tomate local y albahaca o el bacalao, leche de coco thai y arroz frito.

En cuanto a la carnes, mantiene en la carta el cochinillo confitado, el único plato que he probado de este apartado y que llega a la mesa en su justo punto de horno, terciopelo de zanahoria y trigo tierno. Otras opciones pueden ser también el solomillo de ternera y el pollo de granja. En los postres sobresale una versión de arroz con leche, que denomina El Taller, y la tarrina de manzana, helado de caramelo y galleta salada.

La cocina que prepara Seve Díaz ha ido cautivando a los clientes en una ciudad turística, como Puerto de la Cruz, que cada día apuesta más por la buena gastronomía. | José L. Conde

El Taller de Seve Díaz. Calle San Felipe, 32. Puerto de la Cruz
Teléfono: 822 25 75 38
Horario: miércoles a viernes, de 19:00–22:30; sábado y domingo, de 13:30–15:30 y de 19:00–22:30; lunes y martes, cerrado.

Share