Amazon ha registrado una subida del 71,3 % en los pedidos de helados durante la última semana

Amazon ha registrado una subida del 71,3 % en los pedidos de helados durante la última semana

La ola de calor que azota España durante este mes de junio ha provocado un aumento del consumo de agua embotellada, helados y refrescos hasta niveles que no son habituales en estas fechas.

Así lo han destacado a Efeagro diferentes empresas y asociaciones patronales, que han confirmado de forma unánime este incremento de ventas.

Uno de los mejores ejemplos es el aportado por la plataforma de comercio electrónico Amazon, cuyo servicio de entregas Prime Now en Madrid y Barcelona ha registrado una subida del 71,3 % en los pedidos de helados durante la última semana respecto al mismo período del año anterior, cuando el servicio sólo estaba disponible todavía en la capital.

De acuerdo con sus datos, los helados con sabor a frutas son los que más se han disparado (279 %), seguidos por los de nata (134 %) y vainilla (125 %), con las marcas Magnum y Haagen-Dazs.

“Las elevadas temperaturas, como las que estamos teniendo estos días, incrementan el consumo de helados. Propiciado por nuestro clima y hábitos de consumo, el helado tiene un componente estacional que hace que nos apetezca más cuanto más calor hace”, ha explicado por su parte el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Helados (AEFH), Xavier Mon.

La entidad patronal ha recordado que en olas de calor como la de este mes de junio, las ventas “se disparan entre un 10 y un 15 % por encima del ritmo habitual en la campaña de verano”.

Esta tendencia al alza derivada de la canícula también es confirmada por el presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos, Marco Miquel, quien ha revelado que el repunte del consumo se ha notado sobre todo en las zonas de interior y en productos como líquidos y granizados.

“Esta ola de calor ha llegado pronto, aún hay colegios (abiertos) y las playas todavía no están a pleno rendimiento”, ha recalcado.

Otro sector que percibe los efectos del precoz estío es el del agua embotellada, que participa además en campañas públicas que promocionan su consumo como herramienta para evitar la deshidratación.

“Las altas temperaturas inciden en el consumo, y las autoridades sanitarias nos dicen que cuando hace mucho calor es recomendable beber mucha agua, concretamente dos litros al día”, han recordado desde la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe).

La entidad todavía no tiene cifras concretas, aunque sus asociados prevén una campaña de verano especialmente positiva gracias tanto al calor como a la mayor afluencia de turistas.

Fuentes de la patronal de los refrescos (Anfabra) han constatado también las “buenas sensaciones” entre las empresas de su sector, que confían en cerrar con crecimiento el segundo trimestre impulsado por las ventas de este caluroso junio.

Han subrayado, asimismo, la importancia del turismo para el consumo de sus productos, ya que el canal de la hostelería representa en torno a un 30 % de su producción.

Con el mercurio por encima de los 40 grados en algunos puntos del país, también intentan “hacer su agosto” los bares, cafeterías y las cadenas de restauración organizada como Llaollao, especializada en yogur helado y que en lo que va de junio ya detecta mejores resultados que el año pasado.

“El crecimiento destaca especialmente en las zonas costeras, ya que las altísimas temperaturas con las que ha empezado el mes han fomentado mucho el turismo de cercanía. Eso se ha traducido en que los fines de semana está moviéndose muchísima más gente a la playa buscando alternativas para combatir el calor”, ha detallado en declaraciones a Efeagro su fundador, Pedro Espinosa. | EFEAGRO

Share