Carabinero a la parrilla, con jugo de sus cabezas y aromatizado con especias del sudeste asiático | Foto: J.L.C.

Carabinero a la parrilla, con jugo de sus cabezas y aromatizado con especias del sudeste asiático | Foto: J.L.C.

Attila Havas aborda una cocina con influencias peruana, japonesa y tailandesas

The Oriental Monkey, del Grupo Monkey de Javier y Carlos Cabrera Losada, es un restaurante que está siempre en constante evolución, creando nuevos platos, trabajando una cocina de fusión con toques peruanos o japoneses y orientales, a la vez que permanecen en carta elaboraciones que han sido mayoritariamente aceptadas por el público más exigente.

El restaurante, ubicado en el Centro Comercial Oasis, de la avenida Playa de las Américas, en Arona, está dirigido desde hace diez meses por el húngaro Attila Havas, quien anteriormente trabajó en Yubari, Barcelona.

Havas ha ido incorporando a la carta algunos platos creados durante estos meses, algunos de ellos sorprendentes por la mezcla de sabores, contrastes de texturas e incluso por su elegante y muy cuidada presentación.

The Oriental Monkey, que recibió en 2013 el reconocimiento de Mejor Cocina Internacional, en los XXVIII premios de Gastronomía DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial, continúa en constante evolución, sin dejar de sorprender, para bien, en cada visita.

Algunos platos que pude degustar en una reciente visita fueron de entrada una sopa de gambas thai, algo picante, con alga nori que abre el apetito para descubrir esta nueva cocina. Luego Attila Havas elaboró un tartar de atún rojo con guacamole y salsa de wasabi-soja, muy recomendable.

A continuación, le tocó el turno a una calabaza baby, de tamaño parecido a un tomate mediano, rellena de pato Pekin y foie-gras, y huevo de codorniz, con un toque cantonés. Otro plato con toque vegetal resultó ser una ensalada tropical con salsa de mango y calamares fritos.  Un plato recomendable es el carabinero a la parrilla, con jugo de sus cabezas y aromatizado con especias del sudeste asiático. Acertado también fue el rollito de primavera relleno de pato y verduras y con salsa de mandarina, que dio paso a un entrecot con foie, maridado con salsa shiitake. De postre un Thai con fusión, de chocolate blanco, plátano y frutos rojos. | José L. Conde

Share